Humanature

‘El control de la naturaleza es una frase concebida en la arrogancia, nacida de la era neandertal de la biología y la filosofía, cuando se suponía que la naturaleza existe para la conveniencia del hombre.’

Primavera silenciosa, Rachel Carson, 1962

Sólo en el momento geológico del tiempo representado por los últimos doscientos años una especie – el homo sapiens – ha adquirido un poder significativo para alterar la naturaleza del mundo entero. La evidencia sugiere que la Tierra misma se está convirtiendo en un artefacto: desde la creación de la sabana a través del fuego, pasando por la contaminación del globo terráqueo a través de industrias contaminantes y radiactividad, hasta la ingeniería de plantas y animales nuevos y radicalmente diferentes, la actividad humana inicia y perpetúa la modificación aguda del hábitat global.  Aunque este poder no tiene precedentes y es profundo, poco se entiende realmente del impacto a largo plazo de esta manipulación.

Incluso la definición de naturaleza es un producto humano, y revela más sobre la cultura que sobre la red de la vida.  La premisa de Humanature es que la naturaleza es una ilusión creada por la cultura.  La naturaleza es una ficción reforzada dramáticamente a través de una tradición de gestión ambiental.  ¿Satisface un árbol de plástico nuestra necesidad cultural de biota visible?  ¿Puede y debe una playa oceánica mantenerse artificialmente como una vasta extensión de arena fina?  ¿Podemos controlar el clima?  ¿Tiene valor la “naturaleza” debido a las crecientes demandas del entorno urbano?  ¿Son las rocas hechas por el hombre mejores que las reales?  

Estas y otras preguntas dieron lugar a esta serie de fotografías en color y el libro del proyecto Humanature. La salud fundamental del sistema ecológico depende en parte de nuestra percepción cultural del paisaje. Los mitos que definen el paisaje “natural” pueden disfrazar los intentos de reconciliar el enorme grado de influencia que nuestras acciones demuestran. El paisaje no sólo se ha convertido en bienes raíces, sino también en arquitectura.

Los sitios fotografiados incluyen imágenes de entornos hechos por el hombre; truchas arco iris albinas; lagos prístinos hechos por el hombre; bosques artificiales; cascadas hechas por el hombre; un tornado creado por el hombre; árboles y rocas hechos por el hombre; y playas artificiales – todos construidos y disfrazados como “naturaleza”. Otras fotografías incluyen quemas controladas, bosques diseñados, y vida silvestre manejada, entre muchas otras.

Las fotografías de paisajes de Peter Goin han sido publicadas en revistas de diseño ambiental (revista Landscape, Space & Society) y exhibidas en prestigiosos museos de todo el país (Museo de Arte de Baltimore, Museo de Arte de Phoenix, Museo de Arte de Indianápolis, Museo Nacional de Arte Americano, entre otros).  Aunque etiquetadas como fotografías documentales, reflejan una definición de la fotografía documental como “poesía visual deliberadamente elaborada, disfrazada de un hecho simple y prosaico”.

Sobre las fotos por orden de aparición:

  1. Para mantener la economía turística de Virginia Beach, cada año la ciudad debe gastar cientos de miles de dólares en la restauración de la playa. Aquí comienza el drenaje y la excavación cerca de la calle 7 a lo largo del paseo marítimo. Una mezcla de arena y agua se bombea a la playa al norte de la cala Rudee. Las partículas de arena se sedimentan, mientras que el agua de mar se drena de vuelta al océano.  Después de que se acumula una cantidad suficiente de arena en la zona de descarga, se añaden nuevos tramos de tubería, extendiendo el esfuerzo de restauración cada vez más a lo largo de la playa.
  2. Desde 1968 la política y la práctica del gobierno ha sido la de establecer incendios controlados en un intento de imitar los procesos naturales como los rayos. Esta vista es parte de una sesión fotográfica en el Peachtree Rock Preserve en Carolina del Sur, que registra una quema activa realizada por el personal de mantenimiento de la reserva natural con una extensión de trescientos acres, comprada por la administración en 1980. Esta comunidad de matorrales xéricos (adaptados a un clima seco) está habitada principalmente por pinos de hoja larga, un sotobosque de arándanos de alta cepa y robles turcos. La mayoría de estos robles tienen entre dos y cinco metros de altura. El objetivo de la quema era reducir el dosel de matorral de los robles en un cincuenta por ciento y reducir la hojarasca del suelo (hojas, pastos, agujas de pino) en un diez por ciento. La esquina noreste fue una prueba de fuego exitosa, seguida por una línea negra de la frontera norte y noreste. Una vez que las líneas del norte y el noreste se aseguraron, se utilizaron puntos y franjas para ensanchar la línea negra empezando en el ángulo noreste y trabajando hacia el sur y el suroeste. En los lugares donde la carga de combustible era pesada, se iniciaron más incendios puntuales que incendios en franjas. Las últimas secciones que se quemaron fueron las esquinas oeste y suroeste. Los miembros del equipo de bomberos estaban en contacto continuo por radio y un equipo de la Comisión Forestal de Carolina del Sur mantenía la guardia con un camión bomba de 600 litros y un arado de incendios. Los objetivos de la quema fueron superados.
  3. Presa y línea de nivel, Lago Sawmill, Sierra Nevada, California

Fotografía
41x51cm C-Print, 1990-1996 Una mini selección de la serie completa & el libro del proyecto Humanature
Tejedor
Categories