Oasis

Encontré un suelo fértil en medio de una región árida, 

dentro de mí misma. Un sitio para descansar.

Encontré un manantial, después de meses vagando,

sedienta en tierra de nadie. Y bebí de él. 

El agua sació mi sed y calmó el ruido, 

el frenético ruido que venía del exterior. 

En este lugar aprendí a ver el mundo de nuevo,  con ojos nuevos. Reconocí que el mundo es mi hogar, y que ese hogar me cuida mientras yo lo cuido. 
A través del delicado sonido de mi puntada os invito al Oasis.

Bordado sobre tela
2019
Tejedora
Categories